Este blog está dedicado a todas las personitas que tienen tanto por vivir y descubrir en el tiempo que lucen sus 20 dientes de leche.
María José Arana

jueves, 2 de enero de 2014

Valor educativo de los puzzles

Completar puzzles es una actividad que, en edades tempranas, ayuda al desarrollo del hemisferio derecho del cerebro, lo que complementa el uso de la mitad izquierda, la más usada por las personas diestras. Ejercitando el hemisferio derecho se aumentan, desde la niñez, capacidades como la motricidad, la lateralidad, la destreza, la creatividad, la socialización, el lenguaje, la afectividad y la autoestima.
          
En la infancia, montar un puzzle exige fijarse bien en la pieza escogida y ser capaz de analizarla para buscar otras similares o complementarias. Este es un trabajo que mejora la capacidad de observación, análisis, concentración y atención. Además, se entrena la memoria visual y la motricidad fina de los dedos a través de la manipulación de las piezas y de los movimientos de pinzado.
Los adultos también se benefician del hecho de armar puzzles. Es una de las mejores y más accesibles actividades para mantener la agilidad mental y ayuda a prevenir la pérdida de memoria, el Alzheimer y la demencia senil.
Pasos para hacer un puzzle:
1. Colocar todas las piezas al derecho sobre una mesa.
2. Buscar todas las piezas que tengan un lado liso y formar con ellas el marco.
3. Buscar piezas que tengan alguna similitud en cuanto a color o dibujo. Ensamblarlas y colocarlas en el cuerpo del puzzle dentro de los bordes que ya tenemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario